viernes, 17 de octubre de 2014

Un poema del libro "Hijos de la miseria": Los niños pobres

"Los niños pobres" es un poema incluido en uno de mis primeros libros, el "Hijos de la miseria" (cuyo título es al tiempo una réplica y un homenaje a Dámaso Alonso, por su "Hijos de la ira"). También ha sido musicado por Andreu Jacob y está incluido en el disco "Amargo despertar". Espero que os guste.


LOS NIÑOS POBRES




       El niño pobre reduce geometrías,
supura blenorragia
de su niña pobre.
La ciudad les aturde.


       Cines comienzan sesión vespertina,
parques se llenan de madres casadas
que cosen y cosen.
El niño a su niña la rabia descubre.


       El niño pobre piensa en pan,
vieja paradoja social.


       La niña pobre acaricia su pelo,
sucia y tirada en el suelo.


       El niño pobre y la niña
hacen el amor despacito
mientras la ciudad exhala
su estertor al infinito.


©  José María Herranz Contreras

6 comentarios:

Harry Of God dijo...

Me ha encantado. Muchas gracias por abrir la sensibilidad.

Juan Antonio Arroyo Díaz dijo...

Buenas tardes Chema.

Al fin te comento tu bello y profundo poema “ El niño pobre”, que en su breve extensión guarda grandes mensajes.

Comienza con la obligada limitación de una sociedad dispuesta a no asumir la libertad que tienen todos los niños y niñas: fabrica pobres para justificarse, como si ello fuera algo natural.
La alienación social comienza desde unas madres sometidas a una función biológica y obsesiva : estar del lado de los pobres.

Ese pan falso de beneficencia sólo oculta el hambre inmensa de libertad y conocimiento negados a los pobres. Su único delito es querer ser ELL@S MISM@S.

Mientras tanto la rabia y enfrentamiento entre los niños y las niñas surge, debido a que la individualidad se escinde y no arrulla la diferencia en cada individuo. Es el caldo de cultivo reservado a los marginados.
El estado depresivo no llega a ser superado pues no les dejan su liberación, que queden marginados..., más bien.

La belleza creciente del poema se hace muy patente en la última estrofa: ese .. “ hacen el amor despacito”..., tan evocador de una identidad anulada en el mero gusto escindido del cariño, un túnel sin salida que convierte a los amantes en perversos que se enfrentan a unas relaciones prohibitivas, que no pueden cuajar del cariño que jamás han aprendido.

Esta sociedad de los SECRETOS, sólo mira al infinito descuidando el amor, que es el pan negado a los pobres.

Un abrazo y sigue así Chema, con esos versos tan llenos de vida consciente y de belleza.

Juan A. Arroyo

José María Herranz dijo...

Caramba, muchas gracias, Juan Antonio, qué sorpresa. Me agrada leer un análisis tan profundo del poema, creo que has realizado una crítica muy pormenorizada del mismo, y muy acertada también. Comparto esa visión. La poesía tiene esa grandeza: condensar en unos pocos versos infinidad de mensajes y discursos, multiplicar la comunicación con el lector en base a las metáforas y no en base al discurso lógico que forzosamente siempre es más limitado. Un abrazo, compañero poeta.

José María Herranz dijo...

Gracias, Harry of God. Celebro que te haya gustado el poema.

Juan Antonio Arroyo Díaz dijo...

Muy bueno "Personajes" Chema. Lleno de vida y denuncia a esa servidumbre humana tan antinatural y perversa.
Hay que superar lo moribundo de un mercado que nos atrapa.
Un fuerte abrazo

Juan A.

José María Herranz dijo...

Gracias, Juan Antonio. El vídeo creo que refleja muy bien el espíritu del libro de artista. Fue muy inspirador trabajar con Félix Liberato, y por supuesto con Rufino de Mingo, el pintor y autor de dicho libro. Un abrazo.